5 tips para solicitar préstamos por Internet

Solicitar préstamos por Internet es rápido, cómodo y seguro. Las empresas de crédito ponen unas condiciones más accesibles que en el caso de los bancos, y además también proporcionan muchas facilidades. Ese es el caso de Credy.mx, que da financiación personal a quien más lo necesita o a quien recurre a los préstamos online como solución para su gestión económica. En este artículo te damos 5 tips que te ayudarán a tomar la mejor decisión a la hora de pedir un crédito en línea.

5 tips para solicitar préstamos por Internet

Consejos para solicitar préstamos por Internet

1. En primer lugar se ha de calcular cuánto dinero se necesita. Pedir un crédito por menos dinero del necesario es absurdo y solicitar una cantidad mucho mayor de la que hace falta conlleva un encarecimiento de la operación que tampoco tiene sentido. Sin embargo, sí es recomendable solicitar un poco más de lo requerido para poder hacer frente a gastos que quizás no estaban previstos en un principio.

Por ello, lo más recomendable es informarse bien de cuál es el precio del objeto o servicio para el que se requiere el préstamo. Es importante saber su coste neto pero también con impuestos, con gastos de transporte o desplazamiento, seguros, garantías e incluso costes por financiación, si se va a pagar a cuotas.

2. Elige la comodidad y fiabilidad de Internet. Existen muchas maneras de conseguir un préstamo tradicional, pero suelen ser más lentas por su burocracia y el solicitante no siempre reúne los exigentes requisitos para ello. En el caso de necesitar dinero rápido la mejor opción son los préstamos por Internet. Credy es una importante plataforma avalada por el éxito en sus miles de operaciones entre clientes y prestamistas de carácter privado que facilita en gran medida la tarea de pedir préstamos en línea. A través de Credy se envía la solicitud y ésta es transmitida a los distintos prestamistas para encontrar la mejor opción con las mejores condiciones para cada cual.

3. Comparar diferentes opciones. Los honorarios pueden variar de un prestamista a otro, del mismo modo que el importe de la operación y los tiempos para la devolución. Además, cada prestamista impone sus propias condiciones y penalizaciones en el caso de producirse demoras. En este sentido, los comparadores de préstamos personales online son de gran ayuda, pues ofrecen información simplificada y unificada de las ofertas de los diferentes portales. En cualquier caso, con Credy encontrarás siempre la mejor opción a tu alcance.

Y si no se está seguro de poder pagar las cuotas del préstamo solicitado en el tiempo pactado lo mejor es ser realistas y buscar una empresa que ofrezca flexibilidad y soluciones ante esta situación. Pero además de las ventajas económicas de una u otra, también deberás tener en cuenta la reputación del sitio web y las opiniones de otros clientes. En lo que respecta a Credy, hay un dato que nos avala: contamos con un 98,99% de clientes fieles.

4. Se han de leer bien las condiciones que cada prestamista requiere y comprenderlas a la perfección. No todos tienen las mismas ni exigen los mismos requisitos, algunos incluso no dan importancia al hecho de estar registrado en una base de datos de morosos pero otros sí. Es importante saber que Credy gestionará tu solicitud de crédito incluso si no tienes un informe positivo del Buró de Crédito. También algunas empresas conceden créditos aunque no se disponga de recibo de sueldo ni otras garantías, y todas esas compañías estarán a tu alcance en nuestra web. Eso sí, en todos los casos será necesario ser mayor de edad, tener una cuenta bancaria y contar con una fuente de ingresos estable.

5. No perder la esperanza. Un “no” no significa una negación definitiva, existen muchas empresas de capital privado dispuestas a ejercer su actividad y admitir a trámite solicitudes que otras no lo han hecho. Por ello recomendamos probar suerte en Credy.mx, pues a través de nuestro portal muchos usuarios encuentran una segunda oportunidad. En cualquier caso, antes de iniciar la búsqueda se han de tener claras las propias circunstancias económicas y las posibilidades de devolución, y en base a ello se empezará con la búsqueda del mejor prestamista.

La ventaja de solicitar préstamos por Internet es la claridad con la que son explicadas las condiciones y la rapidez en recibir el dinero. Además no es necesario moverse del lugar ni enfrentarse cara a cara a una negación que, como hemos dicho antes, nunca significa un “no” definitivo. A través de Internet se pueden comparar los distintos productos crediticios y saber la reputación de cada una de las empresas de capital privado y de las plataformas intermediarias. Y si surgen dudas en cualquiera de las fases del proceso (solicitud, recepción, devolución), las compañías de préstamos en línea disponen de un horario de atención al cliente que ayuda a solucionar cualquier tipo de problema.