¿Qué clases de impuestos existen?

A la hora de enfrentarnos al pago de nuestros impuestos, debemos saber a la perfección qué diferentes tipos o clases de impuestos hay que pagar. Por un lado, nos encontramos con los impuestos municipales y los impuestos federales. Por otro y en un nivel superior, nos encontramos con los impuestos estatales. Pero antes de nada, ¿por qué existen los impuestos y para qué sirven?

clases de impuestos que existen¿Por qué existen los impuestos y qué clases hay?

Como ya sabrás, los impuestos gravan ciertas transacciones, propiedades y los productos o servicios adquiridos. El objetivo esencial es poder financiar el gasto público por parte de las Administraciones Públicas y sus distintos organismos. A la vez, también se persiguen otras finalidades para cumplir con estrategias concretas en política económica y monetaria. En este último caso podemos mencionar la protección del medio ambiente.

Cabe señalar que los ingresos públicos son diferentes de los dinerarios ya que en este caso el objetivo principal no es el de cubrir gasto público (aunque puede ayudar a ello) sino reprimir un acto ilícito o fuera del ordenamiento jurídico. Dicho esto, pasemos a ver qué clases de impuestos existen y sus diferentes particularidades. En México contamos con impuestos municipales, impuestos federales y una serie de impuestos estatales.

Clases de impuestos y sus particularidades

Algunos de los impuestos municipales que hoy en día gravan a los ciudadanos mexicanos son: impuesto predial, impuesto por el alumbrado público, el impuesto por mantenimiento y conservación de la vía pública, impuesto sobre asistencia a juegos y espectáculos públicos en lo municipal, impuesto para el fomento deportivo educacional, impuesto de plusvalía o el impuesto sobre adquisición de inmuebles y transmisión de dominios.

Por otro lado, nos encontramos con los impuestos federales básicos:

Impuesto sobre la Renta (ISR): La tasa que grava la utilidad de las personas, empresas, u otras entidades legales. En México, este impuesto solo se paga cuando el contribuyente obtiene una ganancia o beneficio en el año fiscal de referencia.

Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS): grava especialmente la producción y venta de todo tipo de alcoholes, tabacos o combustibles, sobre todo.

Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA): contribución principal federal. El IVA grava al consumo que se produce en el momento de adquirir algún bien o servicio en particular debiéndose pagar adicional al precio del servicio o bien adquirido. Existen diversas tasas según el rango al que corresponde el producto en cuestión.

Impuesto sobre Depósitos en Efectivo (IDE): grava a los depósitos que se realizan en efectivo, sea uno tan sólo o la sumatoria de varios, cuyo monto supere siempre los $15,000 pesos en el mes.

Resulta clave destacar, también, que existen ciertos impuestos estatales que tienen una característica en todos ellos: sólo se aplican dentro de los límites de cada estado mexicano, y cada uno de ellos no tienen incidencia en el resto. Por consiguiente, deberíamos filtrar y segmentar las diferentes tasas por estado y desgranar cada uno de sus impuestos estatales.

¿No puedes pagar tus tasas obligatorias?

Quizás te encuentre leyendo estas líneas porque no puedes pagar alguno de estos impuestos. No te preocupes, te ofrecemos una solución. Y es que los préstamos personales online de Credy.mx. Son los productos financieros de moda, cada vez más usados por todo tipo de personas por su sencillez, por la rapidez de sus gestiones y por sus ventajosas condiciones para el cliente. Una manera de comenzar a estabilizar tus cuentas y reprimir tus pérdidas.

Para acceder a uno de estos créditos personales rápidos, el proceso es rápido y muy sencillo. Tan sólo debes seleccionar el importe deseado, hasta un máximo de 3000$, y el plazo de devolución, hasta un máximo total de 30 días, desplazando las barras laterales que puedes ver en esta misma página web. A continuación has de rellenar un pequeño formulario y en menos de 15 minutos responderemos a tu solicitud. Una vez aprobada, se te ingresará la cantidad que has pedido en tu cuenta bancaria.

Estos préstamos urgentes son la solución ideal para pequeños imprevistos que surjan de repente, como la imposibilidad de pagar alguno de estos tipos de impuestos. En Credy somos expertos en asesorar a nuestros clientes y por eso estamos a su disposición para asesorarle respecto al préstamo urgente que más le pueda interesar y que mejor se adapte a sus necesidades. Contáctenos, estamos disponibles las 24 horas del día y los siete días de la semana. Contrata hoy mismo uno de estos préstamos express.