5 tips sobre cómo salir de deudas

Estar endeudado es probablemente una de las situaciones que mayor estrés genera a una persona. Sobre todo cuando se tienen dificultades para cumplir con los plazos y con las cantidades acordadas para la devolución. Sin embargo, existen diferentes soluciones a disposición de cualquier tipo de cliente, independientemente de sus circunstancias personales, sus ingresos, su edad y cualquier otra variable. En este artículo te contamos 5 tips sobre cómo salir de deudas que toda persona que se encuentra en esta situación debe plantearse.

5 consejos sobre como salir de deudas

Vender el objeto que ha causado la deuda

Es la solución más sencilla: si la deuda está ligada a un producto tecnológico, un inmueble o cualquier otro objeto, lo más fácil es vender ese objeto para deshacerte de la deuda que lleva aparejada. Como es lógico, la desventaja de esta solución es que se trata de una decisión dolorosa porque, aunque se cancela la deuda, el cliente se ve obligado a desprenderse del objeto en cuestión, que a menudo tiene un componente sentimental bastante fuerte, como puede ser una casa cuya hipoteca no se puede afrontar.

Vender un objeto equivalente

Ya sea porque el objeto se ha devaluado y su venta ya no sirve para cancelar la deuda o bien porque el comprador quiere adquirir ese objeto libre de cargas (administrativas, fiscales, etc.), es preferible recurrir a otra venta para solucionar el problema. En el caso de que el cliente disponga de dos carros similares y la deuda se esté generando por el impago de uno de ellos, la solución más lógica y rápida es vender el vehículo que está libre de cargas para, con el dinero recibido, cancelar la deuda del otro carro. De esta manera, se consigue ‘salvar’ uno de los vehículos gracias al otro.

Reducir gastos y cumplir con el pago poco a poco

Otra solución, menos inmediata pero también menos traumática, es reducir los gastos actuales y, con el ahorro adicional que ello genera, ir cumpliendo poco a poco con el compromiso de pago de la deuda. Para ello, hay que analizar a fondo cuáles son esos gastos actuales, identificar los que no son prioritarios y eliminarlos, o bien negociar precios más convenientes. Se trata de lo que tradicionalmente se conoce como ‘apretarse el cinturón’, que en este caso se dará solo durante un periodo de tiempo hasta que la deuda se cancele o hasta que los ingresos aumenten por otras vías.

Cómo salir de deudas con un préstamo en línea

Si la deuda es urgente pero no es excesivamente elevada, la mejor solución a corto plazo es pedir un préstamo en línea. Sus ventajas son muy claras: son fáciles de solicitar a través de páginas web como Credy.mx, están abiertos a personas con todo tipo de ingresos demostrables y se reciben en muy poco tiempo, apenas unos minutos desde el envío de la solicitud. Y los gastos de gestión que llevan aparejados no son nada en comparación con las penalizaciones que se evitarán, como embargos en cuentas bancarias u obtener una mala calificación en el Buró de Crédito.

Las características de los créditos en línea de Credy.mx son las siguientes: podrás solicitar entre 1000 $ y 3000 $ e indicar cualquier plazo comprendido entre 1 y 30 días para la devolución. Todo ello se selecciona y se tramita a través del portal web, en el que deberás rellenar un formulario sencillo indicando tus datos personales y tu información económica básica.

Reunificar deudas: menor gasto mensual durante un periodo más largo

Si la situación es complicada y las deudas proceden de varios préstamos distintos (la casa, el carro, un préstamo personal, etc.), existe una solución que, aunque supone un gasto de dinero mayor a largo plazo, supone un respiro mensual para la familia. Hablamos de la reunificación de deudas: se trata de un acuerdo que se puede firmar directamente con el banco o a través de un agente intermediario según el cual las cuotas mensuales de esos préstamos se unifican, pagando entonces un solo recibo mensual. La cuota única resultante es menor que la suma de las otras cuotas por separado, por lo que supone un respiro para la persona o familia endeudada. Como contrapartida, la reunificación conlleva alargar el periodo de amortización, por lo que esa persona o familia tendrá más cuotas mensuales y, a la larga, la suma de las comisiones e intereses será mayor en su conjunto.

Más allá de estos 5 tips básicos sobre cómo salir de deudas, conviene hacer mención a algunas soluciones no demasiado recomendables: por ejemplo, solicitar un nuevo préstamo o una nueva tarjeta de crédito con la misma entidad con la que se tiene la deuda, pues normalmente las condiciones de esta segunda operación no son nada ventajosas. Y, por supuesto, no es conveniente declararse insolvente o en quiebra, pues puede significar entrar en una situación de exclusión económica muy peligrosa.