5 trucos para el control de gastos

¿Te cuesta llegar a finales de mes y no sabes por qué razón? Mes tras mes, te ocurre lo mismo. Necesitas establecer un control de tus gastos pero no sabes ni por dónde empezar. No te preocupes. En Credy te ayudamos con una serie de trucos para el control de gastos y que empieces hoy mismo a solventar tus apuros económicos ahorrando una pequeña cantidad de dinero cada mes. Por otra parte, si este mes ves imposible llegar con el suficiente dinero para pasar los últimos días, te dejamos la mejor alternativa para encauzar tu situación económica.

Antes de ofreceros estos consejos para el control de gastos, queremos partir de una idea principal y esa no es otra que el establecimiento de prioridades en los gastos, quizás el punto más importante a tener en cuenta.

control de gastos en tu cartera

Control de gastos: establece prioridades

Establecer prioridades es la base para poner un límite a tus gastos. Muchas personas están acostumbradas a gastar en cosas que realmente no son útiles o, por lo menos, que son prescindibles. Por eso es bueno que empieces a tener muy claro cuáles son tus prioridades para reducir el gastos y tener un mejor control de tus cuentas personales.

5 consejos para el control de gastos

¿Y qué tengo que hacer entonces para empezar a controlar mis gastos de forma efectiva? Aquí te dejamos 5 trucos para el control de gastos.

Establecer un presupuesto. A la hora de optar por prioridades, que es de lo que hablábamos en el párrafo anterior, te será muy útil realizar un presupuesto a tu medida. Utiliza una hoja de Excel o papel y lápiz o bolígrafo. Lo que quieras. Lo importante es que ajustes tu presupuesto para tener un mejor control de tus gastos. Deberás anotar los gastos fijos y recortar en los gastos variables.

Evitar compras impulsivas. El consumismo que te puede entrar en un determinado momento es siempre evitable y es que, en ocasiones, compramos por absoluta inercia. Puro consumismo que puedes evitar con algunos trucos. Por ejemplo, no hacer buena la expresión “ir de compras” o salir a la calle sólo con el dinero en efectivo justo para realizar alguna compra que sí necesitas y que ha sido marcada previamente en tu presupuesto.

Comparar ofertas. Esto va al hilo con lo definido en el punto anterior. Evita comprar cosas que no necesites y en el caso que necesites algo con urgencia, te recomendamos que compares todo tipo de ofertas y busques descuentos que te favorezcan. Para buscar los mejores precios, te recomendamos buscar en Internet. Mejores ofertas y menos tiempo de búsqueda que pierdes.

Reducir gastos en nuestra vivienda. Una gran manera de empezar a controlar tus gastos es acudir a uno de los aspectos que más dinero se llevan mensualmente de nuestras arcas: los gastos de casa. Siempre se puede reducir algún gasto: comprar productos alimenticios más baratos, gastar menos en calefacción, en luz o en agua o medidas más drásticas como buscar un piso de alquiler más barato que el que tienes ahora.

Vender cosas innecesarias. Todas las personas contamos con objetos que hemos dejado de usar, que están obsoletos o que no le damos el uso adecuado, pudiendo prescindir de ellos. Hacer una lista de todos esos objetos y acudir a una tienda de segunda mano, puede solucionarnos este mes, aunque quizás ya no el siguiente. Por eso, preferimos recalcar este punto como un aspecto secundario y, desde luego, menos importante que los anteriores.

Por último, ni se te pase por la cabeza recurrir a préstamos bancarios ni te sumerjas en créditos a largo plazo para solventar un pequeño apuro económico. Será peor la solución que el problema. Sin embargo, si ves que necesitas financiación urgente, sí puedes recurrir a otro tipo de créditos. Hablamos de los préstamos personales online que ofrecen entidades financieras no bancarias como Credy.

¿Ya es tarde y tus cuentas están descompensadas?

No te preocupes. Credy ofrece unos magníficos préstamos express con los que puedes conseguir hasta 3000$ y devolverlos en un máximo de 30 días. Ese es el primer paso, elegir la cantidad y el plazo de devolución. Tan sólo deberás rellenar luego un pequeño formulario y podrás tener el dinero en tu cuenta bancaria en menos de 15 minutos.

Se trata de crédito en condiciones magníficas para el cliente. Los requisitos son básicos y son préstamos sin recibo de sueldo ni aval, por lo que aumenta el abanico de personas que pueden conseguir financiación por esta vía. No necesitas tener un trabajo ni nadie que te avale. Todo son facilidades. ¿Necesitas dinero urgente? Credy te lo da.