¿Cuál es la definición de activo?

La situación patrimonial de una empresa viene determinada por el balance general, que actúa como una fotografía de la organización. Uno de los elementos más importantes dentro de la contabilidad de una compañía es el activo, cuyo significado veremos a continuación. Asimismo, en el blog de Credy vamos a conocer los tipos de activo que existen, así como su relación con otros elementos del balance general. Conocer la definición de activo te permitirá profundizar en uno de los aspectos más relevantes de la contabilidad de toda empresa.

qué es la definición de activo

Qué es el activo

Es un hecho que la totalidad de las organizaciones, independientemente del sector en el que operen, contienen una serie de elementos, tales como la maquinaria, la plata en efectivo, el mobiliario, el carro de empresa, las deudas contraídas, etc. Este es el primer paso para comprender la definición de activo. Todos los componentes de una empresa se dividen en tres categorías: activo, pasivo y patrimonio neto. De momento, nos centraremos solo en el primero.

Una vez hecha la introducción, pasemos a ver la definición de activo. Este término hace referencia al conjunto de bienes, recursos y derechos que posee una compañía. Estos pueden ser tangibles e intangibles, lo que significa que de todos ellos la empresa puede obtener beneficios económicos en un futuro.

Son activos de empresa la maquinaria, el mobiliario, las instalaciones o los ordenadores, pero también lo son bienes intangibles como las patentes o las inversiones. Como decimos, todos ellos son susceptibles de ofrecer un rendimiento económico a medio o largo plazo.

De acuerdo a las normas internacionales de contabilidad, para que un recurso sea considerado activo, debe cumplir estos requisitos:

– Estar bajo control de la empresa. Se dice que una organización controla un activo cuando tiene el poder de obtener los beneficios económicos futuros que puedan derivarse de él.

– Producir beneficios futuros. La finalidad de un activo es que, dentro del propio desempeño de la empresa, pueda ofrecer beneficios económicos.

– Poder valorarse con fiabilidad. El valor de un activo, además, debe poder medirse con fiabilidad.

Tipos de activo

Ya hemos visto la definición de activo en contabilidad, así que lo siguiente es conocer las tipologías de este elemento del balance general de una empresa. Existen muchas clases de activos, pero podemos clasificarlos en dos grandes grupos:

  • Activo fijo o no corriente. En una definición de activo no corriente podemos decir que es una clase de activo que engloba aquellos bienes o derechos que han sido adquiridos por la compañía con el objetivo de que permanezcan al menos un año. También se conoce como activo inmovilizado precisamente porque son recursos que no tienen fines de venta. La maquinaria o el solar de la empresa son buenos ejemplos. A su vez, el activo fijo se subdivide en dos tipos:

– Inmovilizado material. Los activos materiales son aquellos bienes tangibles que se utilizan constantemente. Como su nombre indica, pueden tocarse. En este grupo se incluirían los terrenos, la maquinaria, el mobiliario, etc.

– Inmovilizado inmaterial. Los activos inmateriales son aquellos bienes intangibles que pueden valorarse, pero no pueden tocarse. En este grupo se incluirían las patentes, la marca, las licencias de software, etc.

  • Activo circulante o corriente. Agrupa todos aquellos bienes y derechos que han sido adquiridos con la intención, en principio, de que permanezcan un tiempo inferior a un año en la organización. Son aquellos recursos que tienen fines de venta, como las mercancías. De hecho, en ocasiones se les denomina activos a corto plazo. En función de su facilidad para convertirse en efectivo, normalmente el activo circulante se subdivide en:

Existencias. Se consideran existencias las propias mercancías, las materias primas, el material de oficina… De todos los activos corrientes, estas serían las menos líquidas.

-Realizable. Son los derechos de cobro, los créditos con los clientes, etc.

-Disponible. Los activos corrientes disponibles son los más líquidos, ya que se componen de la plata en la caja y en las cuentas bancarias. Su disponibilidad, por tanto, es inmediata.

Consideraciones sobre el activo para un balance general de empresa óptimo

Hay que mencionar que la situación financiera de una empresa no es mejor por tener más activo fijo y menos activo circulante o viceversa. No existe una definición de activo que imponga una proporción sobre otra y, de hecho, la cantidad de activo fijo y circulante que la compañía posea dependerá en gran medida tanto del tipo de organización como del sector en el que opera.

Eso sí, para considerar un balance general positivo es fundamental que el activo circulante sea superior a cuenta de gastos de la empresa (obligaciones de la empresa a corto plazo), pues es una garantía de que la compañía no tendrá problemas de liquidez en el futuro.

Asimismo, es importante no disponer de demasiadas existencias. Este supuesto puede significar que la compañía no está realizando suficientes ventas y de esto podría derivarse que no pudiera afrontar el endeudamiento a corto plazo por no tener liquidez.

Por otra parte, siempre es mejor que el activo disponible y realizable sea superior al pasivo corriente. De no ser así, la empresa podría convertirse en insolvente.

El activo y su relación con el pasivo y patrimonio neto

Para una definición de activo más acertada, esta debe ir ligada a otros dos conceptos: pasivo y patrimonio neto. Anteriormente vimos lo que es activo en contabilidad: aquellos bienes y recursos que la empresa posee.

Por su parte, el pasivo y el patrimonio neto están relacionados con la financiación de la propia organización. Gracias a esta financiación, la compañía puede adquirir los activos que necesita para el desempeño de su actividad. Por lo tanto el pasivo y el patrimonio neto constituyen la estructura financiera de la empresa y está formada tanto por el capital como por las deudas contraídas con terceros.

Profundizando un poco más en la definición de activo y en su relación con el pasivo y el patrimonio neto, encontramos que la suma de los dos últimos es igual al primero (Activo= Pasivo+ Patrimonio Neto).

En caso de que te haya interesado el post puedes echar un vistazo también a los siguientes:

Esperamos que nuestro blog te ayude y por supuesto quedamos a la espera de tus comentarios.