Listas de morosos: todo lo que debes saber sobre ellas

En contra de lo que mucha gente cree, hay varias listas de morosos en España. ASNEF es sin duda la más popular, pero más allá de ella existen otros ficheros que también registran impagos por parte de las personas físicas y jurídicas, y aparecer en ellos puede tener los mismos inconvenientes para sus titulares.

Estas listas de morosos pueden ser similares entre sí, es decir, que las empresas que gestionan dichos ficheros se hacen la competencia unas a otras a la hora de conseguir clientes (compañías que dan información sobre incidencias con usuarios y que a la vez requieren información sobre nuevos morosos). Sin embargo, hay otras listas que tienen fines distintos, es decir, archivan la información sobre perfiles de morosos muy concretos.

Las listas más populares son ASNEF para personas físicas (individuos), RAI, ASNEF Industrial y Experian para personas jurídicas (autónomos y empresas), FIJ para las deudas con las administraciones y Cirbe para registrar el riesgo en operaciones de crédito.

Todas ellas tienen en común una cosa: estar en ellas conlleva serios problemas a nivel de financiación bancaria e incluso a nivel cotidiano: dificultades para contratar una línea telefónica y otros servicios que requieran domiciliaciones bancarias.

minicredito en listas de morosos

Listas de morosos para personas físicas

Como decíamos, ASNEF es la lista más famosa porque es la que vuela de boca en boca, pues todas las personas son susceptibles de formar parte de ellas: grandes empresarios, mileuristas, estudiantes, jubilados… Todos. También es muy popular porque las empresas adheridas al fichero son compañías muy presentes en nuestro día a día: compañías telefónicas, energéticas, etc. La empresa gestora del fichero es Equifax Ibérica.

El otro gran fichero que afecta a las personas físicas es el Fichero de Incidencias Judiciales (FIJ), que registra todos los impagos con las administraciones públicas: Hacienda, Seguridad Social, Tráfico, Ayuntamientos… No obstante, también podrían quedar registrados en ellas las empresas y los autónomos que contraigan deudas como consecuencia de su actividad económica.

Listas de morosos de personas jurídicas

En este apartado hay más variedad de listas, puesto que las empresas y los bancos requieren la máxima información a la hora de hacer negocios con otros agentes económicos. Uno de estos ficheros es ASNEF Industrial, creado por Equifax Ibérica en su intención de ampliar su cuota de mercado.

Pero en este sentido también tienen gran importancia RAI y Experian. El primero está gestionado por el Centro de Cooperación Interbancaria y registra principalmente las deudas contraídas con el sector bancario. El segundo lo gestiona Experian Credit Bureau y también es conocido como Badexcug; al igual que RAI es un fichero de referencia para bancos, pero también agrupa compañías de otros muchos sectores.

Cirbe: la lista de riesgos

Cirbe es el acrónimo de Centro de Información de Riesgos del Banco de España y como se deduce del nombre, su principal misión no es la de registrar clientes morosos, sino operaciones de riesgo con las entidades bancarias españolas. Es decir, no hace falta llegar al impago para formar parte de ese fichero, sino que basta con realizar operaciones de dudoso cobro para que los bancos alerten sobre tu actividad. El banco con el que se está negociando un producto o una operación puede solicitar acceso a tu ficha en Cirbe, aunque para ello te debe pedir autorización y a cambio recibirá información general de tus posiciones, sin entrar al detalle de cada operación.

Una particularidad muy importante de este listado es que no solo se informa del nombre del titular de la operación, sino también de terceras personas, principalmente avalistas, pues a fin de cuentas también forman parte de esa operación de riesgo.

Recomendaciones para no entrar en la listas

Por supuesto, la principal recomendación para no formar parte de estas listas de morosos es realizar una buena planificación económica. Esto es, saber bien de cuánto dinero se dispone y no aspirar a aquello que no nos podemos  permitir. Además, es conveniente tener previsión y provisión, lo que coloquialmente se llama “hacerse un colchón de ahorros”.

Otra solución inmediata, especialmente interesante ante momentos de falta de liquidez por cualquier tipo de circunstancia, son los minicréditos online. En Credy.es, por ejemplo, se pueden solicitar hasta 750 euros a devolver en un máximo de 30 días y recibiéndolos en apenas 10 minutos desde el momento de la solicitud.

Cómo saber si estoy en las listas de morosos

Cada empresa que gestiona su lista de morosos establece unos canales de comunicación diferentes, aunque normalmente ofrecen un número de teléfono o un correo electrónico de contacto para estos efectos.

No obstante, es importante tener claro que ninguna de estas empresas gestoras puede saltarse la Ley de Protección de Datos, por lo que debe respetar una serie de condiciones antes de incluir a una persona física o jurídica en su fichero. Algunas de ellas son:

  • Asegurarse de que la deuda sea cierta y vencida, con al menos cuatro meses de demora.
  • Que no hayan transcurrido más de 6 años entre el momento del impago y el momento de la notificación.
  • Paralelo a la inclusión en el fichero, debe generarse un requerimiento de pago para poder saldar la deuda.
  • La empresa gestora debe notificar la inclusión y realizar el requerimiento al usuario en el plazo de 30 días.

Si no se respeta alguna de estas condiciones, se puede interponer una reclamación ante la Agencia de Protección de Datos o ante el organismo competente. En cualquier caso, siempre es recomendable ponerse en manos de un abogado, un consultor o un experto en la materia, tanto para solicitar asesoramiento como para emprender acciones legales.