Préstamos online Vs préstamos convencionales

Los préstamos online y los préstamos convencionales tienen importantes diferencias, y no están relacionadas con el medio y la forma de solicitarlos. Estas diferencias hacen que unos sean más adecuados que otros en determinadas situaciones. En este artículo te contamos en qué consiste cada uno y detallaremos por qué no se pueden considerar equivalentes.

En primer lugar y para entender las diferencias, conviene explicar en qué consiste cada tipo de préstamo. Los préstamos online, como su propio nombre indica, se solicitan en línea, a través de Internet, ya sea mediante una computadora tradicional, un laptop o incluso los dispositivos inteligentes de la actualidad: smartphones y tablets. Puesto que la tramitación de la solicitud se realiza a distancia y los portales cuentan con software avanzado para la validación de datos, la concesión de estos préstamos de dinero es inmediata: en apenas 10 minutos en muchos casos. Las cantidades que se conceden son siempre pequeñas o medianas: en Credy.mx se puede solicitar entre $1000 y $3000, cifras bajas que la banca tradicional no está dispuesta a gestionar.

Por su parte, los préstamos convencionales se llevan a cabo normalmente de forma presencial en las oficinas bancarias o en entidades crediticias. Al tramitarse de una forma tradicional, implican una burocracia mayor porque están sujetos a la presentación de documentos, a desplazamientos, a horarios de apertura de los locales y un largo etcétera. Esto hace que su concesión no sea inmediata, sino que se demora varios días o semanas. Las cantidades que se pueden solicitar son altas o muy altas.

Diferencia entre préstamos online y préstamos convencionales

Diferencias de uso entre préstamos online y préstamos convencionales

Una diferencia importante, aunque subjetiva, es el uso que se les da. Los préstamos online se suelen solicitar con la vista puesta en un gasto imprevisto para el que no se tiene liquidez en ese momento, como la reparación del carro o una factura demasiado alta. Por el contrario, los préstamos convencionales se solicitan para pedir financiación ante grandes proyectos vitales o laborales: la compra de una casa, la adquisición de un auto, la constitución de una empresa, etc.

Otra diferencia fundamental son los requisitos de acceso. Debido a que las cantidades a solicitar en un préstamo por Internet son más bajas, los portales como Credy.mx son más permisivos con los clientes, considerando que el monto bajo o medio es más fácil de devolver que uno alto que se concede en un préstamo tradicional. De hecho, un detalle a tener en cuenta en los préstamos online como los de Credy es que se aceptan solicitudes de personas con ciertas deudas en el pasado y con historial negativo en Buró de Crédito. Por ello, uno de los nombres más populares que se utilizan actualmente para referirse a ellos es ‘préstamos sin buro’, porque no hace falta acreditar ningún reporte de esta institución.

Sin embargo, esto es inconcebible en los préstamos convencionales, donde las cantidades que se manejan son mayores y donde presentar un reporte positivo de Buró de Crédito es prácticamente obligatorio. Además, se pueden solicitar al cliente otros documentos que no son obligatorios en los préstamos en línea, como avales bancarios o personales.

Una tercera diferencia que se puede mencionar es el de los gastos de gestión: proporcionalmente, los gastos de los préstamos convencionales son inferiores. Sin embargo, como los préstamos online normalmente se devuelven de una sola vez y no implican calendarios de pago con numerosas cuotas, las ataduras para el cliente son menores en el caso de estos préstamos en línea.

Por último, se puede mencionar un detalle importante: los préstamos online se puede utilizar para lo que el cliente quiera, sin necesidad indicar cuál es el motivo de la solicitud. En cambio, la mayoría de los préstamos convencionales se conceden con un fin específico, que el cliente debe indicar en todo momento: la adquisición de un objeto de tecnología, la financiación de unos estudios universitarios, etc.

Diferencias entre préstamos online y créditos

Por otro lado, también conviene tener muy clara la diferencia entre préstamos y créditos. Pueden parecer equivalentes, pero no lo son. En este sentido, un préstamo, ya sea online o convencional, es la cantidad de dinero que un prestamista entrega a un prestatario (cliente) cuando se ponen de acuerdo en las condiciones (fecha de devolución, gastos de gestión, cantidad, forma de devolución, etc.). En cambio, un crédito es un acuerdo entre una entidad y un cliente para que el primero ponga a disposición del segundo una determinada cantidad de dinero, en el marco de un periodo de tiempo y con unas condiciones pactadas (intereses, forma de pago, etc.).

Por tanto, en los préstamos el cliente recibe una cantidad mientras que en los créditos ese cliente puede utilizar o no cuanto le parezca, con un límite máximo. En este último caso, el cliente paga por el dinero que usa y también por el mero hecho de haber tenido el dinero a su disposición, aunque no lo haya usado.