¿Qué es el CAT y para qué se usa?

Los bancos y las entidades financieras llenan sus ofertas de diferentes productos bancarios: hipotecas, préstamos, créditos, etc. Todos los productos bancarios tienen un objetivo definido y están compuestos por diferentes variables, indicadores o índices. Probablemente no sea algo nuevo para ti, si se te nombra el concepto de CAT, lo que probablemente sea algo importante saber es la enorme influencia que tiene el CAT para los principales productos bancarios que se pueden contratar a una entidad financiera.

Es más que recomendable estar familiarizado con este término y tener muy presente sus especiales características, porque de ello depende muchas de las buenas decisiones que podemos tomar los consumidores, en relación a la correcta contratación de determinados servicios bancarios.

Así pues vamos a intentar explicar de forma clara y sencilla qué es el CAT y para qué se usa, además de poder identificar en qué productos es una variable claramente diferenciadora frente a otros índices financieros.

¿Qué es el CAT y cómo se calcula?

¿Qué es el CAT?

El Costo Anual Total, también conocido como CAT es un indicador que sirve para calcular el costo total del financiamiento de un crédito, es decir, es una medida porcentual que integra no sólo la tasa de interés sino todos los elementos que al final tendrás que pagar tales como la cuota anual, comisiones de apertura, primas de seguros, etc. 

La CATse diferencia de los tipos de interés, en que estos últimos no incluyen los gastos y las comisiones, por lo tanto estamos ante una variable financiera que ofrece una visión mucho más real y completa de la situación de un producto financiero.

Gracias al Costo Anual Total los consumidores tienen la posibilidad de comparar diferentes productos bancarios y decidir cuál es el que mejor se ajusta a sus necesidades personales tanto en términos de rentabilidad como de rendimiento.

¿Por qué se usa el CAT?

El Costo Anual Total (CAT) es un dato más entre toda la información que nos pueden ofrecer los bancos en relación a sus productos. Es obligatorio para  las entidades financieras publicar esta información y brindarla a sus clientes, con el fin que puedan valorar de forma eficaz dichos productos.

Es especialmente importante en dos de los productos más relevantes de un banco: los préstamos y las hipotecas. Por lo tanto es muy interesante conocer que es el CAT en una hipoteca o que significa CAT en un préstamo personal. Veamos con más detenimiento la influencia del CAT en estos significativos productos bancarios.


¿Qué es el CAT de un préstamo?

El TAE de un préstamo nos informa del coste de todas las condiciones, siendo muy fácil visualizar cuales pueden ser los préstamos más caros que otros. En el momento de escoger un préstamo, existen una serie de recomendaciones muy útiles, para  saber gestionar el valor del CAT:

  • El indicador CAT sólo debe usarse para comparar préstamos con el mismo periodo de tiempo o plazo, pues las comisiones son diferentes y juegan un papel importante en el resultado final.
  • Estaríamos cometiendo un grave error si utilizamos el CAT para comparar un préstamo a tipo fijo con otro a tipo variable.

Si deseas saber cómo calcular el CAT de un préstamo, es posible utilizar los numerosos simuladores que existen para calcular este valor en los préstamos.

¿Qué es el CAT de una Hipoteca?

Como en el caso anterior de los préstamos, CAT en las hipotecas nos muestra, el valor o la tendencia del valor de la hipotecas teniendo en cuenta los gastos que incluyen su cálculo. De este modo la comparación entre hipotecas es muy sencilla, pudiendo descartar aquellas que no se adapten a nuestras necesidades.

En el caso de las hipotecas es importante analizar el valor del CAT y además hay que tener en cuenta al resto de gastos que conforman el cuerpo de una hipoteca.

Otro dato importante para entender qué es el CAT en una hipoteca, está en el hecho que dos hipotecas con el mismo CAT no significa que se vaya a pagar la misma cantidad. Pueden existir grandes diferencias en relación a la cuota mensual debido a distintos plazos de amortización.

Por lo tanto y a modo de resumen, el indicador CAT nos muestra el valor de una serie de gastos que integran diferentes productos bancarios. Los préstamos y las hipotecas, que por ejemplo puede ofrecer Credy, son los elementos financieros en los que más se hace relevante el valor del CAT, siendo la variable clave para comparar unos productos con otros.

Ante cualquier duda o necesidad de mayor detalle sobre lo que es el CAT en una hipoteca o que es el CAT de un préstamo, es recomendable acudir a profesionales del sector capaces de asesorar y ofrecer el mejor producto posible, que no es otro que aquel que se adapte a nuestras necesidades personales.

¿Cómo calcular el CAT sobre un préstamo?

Aprenderemos a calcular la cantidad de dinero que pagaremos realmente como consecuencia de la solicitud de un préstamo. Y ello lo entenderemos mejor con un ejemplo práctico, aplicado a un préstamo personal con tipo de interés fijo.

Supongamos que un crédito tiene una comisión por “apertura” de $ 200 pesos, independientemente del monto contratado. No tiene ningún otro costo, la tasa de interés es 0 (sin intereses).

Ahora supongamos que una persona contrata un crédito a 12 meses (un año) por $ 2,000 pesos y otra uno de $ 4,000 pesos.

Evidentemente el CAT de ambos créditos sería diferente:

  • Para la persona que pide el crédito por $ 2,000 pesos, el costo de $ 200 representa un 10% del monto solicitado. Es decir, este crédito aunque es “sin intereses” tiene un CAT del 10%.
  • Por otro lado, para la persona que pide un crédito por $ 4,000 pesos, su CAT sería del 5%.

Como las instituciones financieras están obligadas a publicar el CAT de un crédito en sus oficinas y en su publicidad, para fines informativos las reglas permiten utilizar un CAT promedio.

El Banco de México ha publicado una circular con reglas específicas y además tiene disponible en su página, una calculadora del CAT donde cualquier persona puede entrar y hacer sus propios cálculos en los préstamos personales. Se recomienda su uso, pues de lo contrario habría que recurrir a complejas fórmulas matemáticas.