¿Qué es el dinero a la vista?

Uno de los productos financieros más desconocidos para muchas personas son los depósitos de dinero a la vista. Es posible que lo hayas escuchado en alguna ocasión y que el concepto de dinero a la vista te resulte conocido pero seguro que, al igual que tantas y tantas personas, no tienes claro en qué consiste este concepto y para qué sirve. En este artículo lo analizaremos y te explicaremos también qué alternativas existen a los depósitos de dinero a la vista.

Concepto de dinero a la vista

El concepto de dinero a la vista no es una forma de ahorro en sí misma, sino que es un sistema para dejar dinero a cuidado de un banco. El dinero está disponible en cualquier momento para el cliente y no existe limitación en cuanto a realizar giros pero en ningún caso se obtienen beneficios por intereses como sucede, por ejemplo, en un depósito a plazo. Una cuenta con dinero a la vista puede ser abierta por una o más personas, tanto naturales como jurídicas y en este caso los bancos suelen cobrar comisiones por contar con una de estas cuentas de dinero a la vista.

Es decir, con un depósito de dinero a la vista, el dinero siempre está disponible para cuando lo requieras y para lo que requieras. Se trata, pues, de un concepto que se utilizó originalmente para definir los préstamos a muy corto plazo, que se podían cobrar en cualquier momento. ¿Existen alternativas que cumplan la misma finalidad? Más adelante lo veremos.

Diferencias entre dinero a la vista y depósito a plazo

Tanto el dinero a la vista como los depósitos a plazo son tipos de operaciones bancarias que son mantenidas con el dinero de sus clientes. Es decir, los bancos adquieren la propiedad de estos productos financieros y se comprometen a devolverlos tanto en la forma como en el plazo que hayan sido acordados con el cliente previamente. En esa devolución se incluye también el tipo de interés que se haya estipulado. ¿En qué se diferencian? ¿Cuáles son las principales características que distinguen a uno del otro? Básicamente, la disposición de ese dinero, así como su finalidad. En el caso de los depósitos a vista, el cliente puede reclamar ese dinero en cualquier instante que se le antoje. Al ser dinero a la vista, la entidad se hace cargo de un determinado importe que puede ser retirado cuando el cliente lo estime conveniente y, además, sin previo aviso.

Sin embargo, en los depósitos a plazo, se establecen una serie de acuerdo en los cuales se determina un plazo concreto para el depósito del importe acordado. En ese plazo, el cliente no podrá retirar su dinero, o podrá hacerlo con el pago de una penalización por vencimiento prematuro. Es decir, lo que diferencia también a los depósitos a la vista y los depósitos a plazo es la finalidad. El depósito a plazo es visto por los clientes como una herramienta destinada a la inversión a largo plazo.

¿Existen alternativas en otro tipo de préstamos a corto plazo?

La respuesta a esta pregunta es sí. Si lo que necesitas es tener la tranquilidad de contar con dinero en todo momento por si te surge algún imprevisto al que hacer frente rápidamente, tienes una alternativa igual de rápida y mucho más barata, con condiciones mucho más justas y proporcionadas para los clientes. Los préstamos personales en línea de Credy te ofrecen estas ventajas. ¿Cuáles son estas ventajas? La comodidad y accesibilidad de los préstamos inmediatos de Credy, ya que puedes disponer de acceso a financiación en cualquier momento del día, las 24 horas, así como los 7 días de la semana. Disponibilidad absoluta. Además, el índice de aceptación de solicitudes es muy alto, ya que valoramos a la persona antes que al capital (índice de más del 90% de aceptación). Esto es así porque no exigimos grandes requisitos. Tan sólo con disponer de una cuenta bancaria y certificar ingresos periódicos, puedes acceder a financiación al instante mediante estos préstamos. Para pedir uno de estos préstamos por Internet, sólo has de entrar en Credy.mx, escoger el importe deseado, hasta un máximo de 3000$, y el plazo de devolución, hasta un máximo de 30 días, simplemente desplazando las barras laterales. Tras esta acción, sólo un paso más: has de rellenar un formulario y en breve responderemos a tu solicitud. Una vez aprobada, se te ingresará la cantidad que hayas solicitado en tu cuenta bancaria.