¿Qué son los egresos?

Tanto las empresas como las personas tienen una serie de gastos en su día a día por diferentes motivos, ya sea para pagar una renta o servicios como la luz, el agua o Internet. Estos gastos se denominan también egresos. La lógica establece que, cuando aumentan, los beneficios por su parte, suelen disminuir. En este artículo vamos a profundizar en este concepto financiero tan importante para que sepas que son los egresos, y las diferencias principales entre variables y fijos.

Ya que esta palabra se refiere a todas las salidas de dinero, en ellos se englobarían también las inversiones. Si bien las inversiones se realizan con el propósito de recuperarlas y obtener grandes beneficios de ellas en el futuro, igualmente suponen salidas monetarias. Por ejemplo, adquirir una materia prima para fabricar un producto, implica un gasto para la empresa. No obstante, una vez transformada, podrá venderse y, por tanto, se generarán ingresos importantes.

A continuación, desde Credy te explicamos la definición y clasificación de estos gastos y resolveremos qué son los egresos fijos y variables.

¿Qué son los egresos? Egresos fijos y egresos variables

¿Qué son los egresos y qué tipos de egresos existen?

Las personas y los negocios deberán tener en cuenta los distintos tipos de gastos. Estos pueden ser fijos, variables o extraordinarios.

  • Egresos fijos: En el caso de las empresas, el egreso fijo es aquel que no está relacionado con el nivel de producción, es decir, siempre serán los mismos. Habitualmente aparecen vinculados a un contrato laboral. En este apartado incluiríamos el pago del alquiler del local o de la vivienda, el agua, la luz, el gas, Internet, el teléfono, etc. Estos son ejemplos de egresos fijos. No importa cuántas ventas tenga un negocio, pues siempre tendrá que afrontarlos de una forma u otra.
  • Egresos variables: Se conocen también por ser denominados de “explotación”. Como bien indica su nombre, se refiere a aquellos que varían en función de la actividad de la empresa. Así, son aquellos gastos que realiza la compañía para obtener ingresos. Entonces, si el negocio aumenta, significa que los egresos variables también aumentarán. Ejemplos son la mano de obra (ya que cuanta más producción, hará falta más personal), envases empleados para los productos, adquisición de materias primas, etc.
  • Egresos extraordinarios: Son aquellos que no están ligados a la actividad normal del negocio ni tampoco se presentan en todos los ejercicios. En ocasiones son imprevistos, pues no pueden ser controlados por la propia empresa.

5 consejos para llevar un control de los egresos

Llevar un control de los gastos es imprescindible para administrar mejor el dinero. Anota estos cinco consejos que te proporcionamos a continuación para que no te pillen desprevenido:

  1. Registra los gastos. Lo primero que hay que hacer para controlarlos, sencillamente, apuntarlos, por pequeños que sean. Este hábito te permitirá visualizar en qué estás gastando el dinero y también te ayudará a la hora de tomar mejores decisiones. Los más fáciles de calcular serán las deudas fijas, más que aquellas variables. Una forma sencilla para computar fácilmente estos gastos es llevando al día el registro en una póliza de egresos.
  2. Adopta el gasto útil. Una vez plasmados, es posible analizar los gastos. ¿Cuáles de ellos son prescindibles? ¿Alguno podría sustituirse? Todas estas preguntas te ayudarán a reducir las deudas en las cosas que no son importantes.
  3. Realiza un seguimiento y analiza las variaciones. Observa las fluctuaciones y averigua por qué hay meses en los que hay más deudas que en otros. Identificando las causas será más fácil encontrar las soluciones.
  4. Reserva los ingresos extraordinarios. Se producen con carácter excepcional, así que no estaría de más ahorrar una parte para imprevistos.
  5. Vigila los gastos fijos. Ya vimos que son los egresos fijos y son totalmente independientes de la producción y deben soportarse sea cual sea nuestra situación. Es conveniente vigilar que se mantienen a una distancia prudente de los ingresos.

¿Necesitas un préstamo para compensar egresos?

Ahora que ya sabes qué son los egresos y que tienes claros una serie de consejos para controlar tus gastos, recuerda principalmente controlar tus egresos variables y reducir los egresos fijos. Puede que así empieces a disponer de ciertos ahorros que te permitan solventar situaciones delicadas gracias a ellos.

Si actualmente no dispones de liquidez y necesitas compensar algún gasto imprevisto, desde Credy tienes a tu disposición nuestros préstamos personales en línea destinados a pequeñas necesidades de financiación que requieren un carácter de urgencia.

Son préstamos dedicados a cualquier imprevisto o a algún gasto o compra que uno quiera realizar. Tanto para un capricho, regalo, gasto inesperado o para compensar cualquier gasto imprevisto, recuerda que tienes disponibles los mejores préstamos personales en Credy.

Los préstamos personales como vía para contrarrestar los egresos

Tal y como hemos explicado anteriormente, para tener estabilidad económica, los ingresos deben ser mayores que los gastos. No obstante, aunque seamos previsores y tengamos un estricto control de nuestros presupuestos, muchas veces podemos tener que hacer frente a egresos fijos y variables que pueden provocar que nuestra economía se tambalee.

El endeudamiento es una situación que sufren muchos mexicanos porque no conocen los recursos que tienen a su alcance para sanear su bolsillo. Una de las herramientas más eficaces son los préstamos personales a través de Internet.

A todos nos puede ocurrir recibir una factura inesperada o tener que realizar un pago con el que no contábamos. Son egresos imprevistos que, en ocasiones, podrían requerir de un ingreso extra para poder asumirlos.

Es en esta clase de situaciones donde Credy se presenta como la mejor solución a los problemas de efectivo de las familias y pymes.

¿Qué es exactamente un préstamo personal? Se trata de un documento sencillo entre una entidad de crédito y una persona física o jurídica que fija las condiciones por las cuales el prestamista cederá una determinada cantidad al prestatario, así como el plazo que el segundo tiene para devolver este dinero.

En Credy se puede solicitar hasta 3.000$ con un plazo de devolución de 30 días y todo ello de manera rápida y cómoda a través de Internet. No lo pienses más y acaba con esas deudas tan molestas.