Subvenciones para autónomos y sus alternativas

Aunque España no sea precisamente un país que destaque por su apoyo a pymes y autónomos, sí es cierto que de vez en cuando se pueden encontrar ayudas y subvenciones muy útiles. En este artículo te explicamos cuáles son las principales subvenciones para autónomos y, en el caso de que no se ajusten a tus circunstancias, te ofrecemos alternativas que pueden ayudarte en la financiación y en la organización económica de tu actividad, como los préstamos en línea.

Lo primero que debes saber es que estas ayudas a autónomos las pueden conceder instituciones muy diferentes. Por un lado, a nivel estatal: el Gobierno, a través de los ministerios, convoca subvenciones muy variadas, en función del sector económico. Por otro lado, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos también tienen la capacidad de dar incentivos a los trabajadores por cuenta propia, normalmente enfocadas a la promoción del trabajo autónomo.

Más allá de las ayudas públicas, hay instituciones privadas que también ofrecen ayudas a autónomos que reúnan una serie de características concretas. En muchos casos, son fundaciones sin ánimo de lucro las que incentivan determinadas actividades que sean positivas para el bien de la comunidad.

Autónomo saturado de trabajo

Subvenciones para autónomos de las administraciones públicas

A nivel estatal, las ayudas para autónomos son numerosas, y el ministerio más activo en esta materia es el de Industria, Energía y Turismo. El Proyecto Emprendetur engloba numerosas subvenciones orientadas a mejorar la competitividad de quienes operan en el sector turístico, así como potenciar el I+D+i y la internacionalización. Otras muchas ayudas en forma de subvenciones para autónomos y también relacionadas con este ministerio, van encaminadas a mejorar la eficiencia energética de locales y a renovar la flota de vehículos.

Por otro lado, en lo que respecta concretamente a la financiación de autónomos, el ministerio encargado de conceder ayudas es el de Economía, concretamente a través del ICO. Esta institución concede líneas de crédito, como ya comentábamos en otro artículo, que podrían ser útiles para emprendedores y autónomos con volúmenes de negocio grandes.

En cuanto a las Comunidades Autónomas, todas ofrecen subvenciones de este tipo. La mayoría de ellas ayudan a desempleados a establecerse como trabajadores autónomos, por ejemplo capitalizando el paro u otorgando ayuda directa para sufragar los gastos de formación y constitución como trabajador por cuenta propia.

En el caso de los Ayuntamientos, en especial los de ciudades grandes como Madrid, Barcelona o Sevilla, las ayudas pueden llegar igualmente en forma de bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social, pero también de otras muchas maneras, como exenciones fiscales de determinados tributos municipales o ventajas en servicios locales: pago de estacionamiento regulado, transporte público, etc.

Subvenciones para autónomos de instituciones privadas

Muchas instituciones privadas, principalmente fundaciones sin ánimo de lucro, ofrecen también ayudas a autónomos que se encuentren en unas circunstancias especiales, normalmente en dificultades y dentro del ámbito de actuación de la propia institución.

Un ejemplo claro es la ONCE, punta de lanza en cuanto a ayudas para personas con discapacidad. Periódicamente, la Fundación ONCE ofrece ayudas directas o financiación a proyectos para fomentar la inserción laboral, que cuenta con el respaldo del Fondo Social Europeo.

Otro caso de este tipo son las asociaciones de autónomos, como ATA. Un ejemplo de ello es el programa Yo Soy Empleo de ATA, en colaboración con el BBVA, que ayuda a los trabajadores que se hayan dado de alta en el RETA. Y como estos, otros muchos casos en los que se ayudan a mujeres, a inmigrantes o a otros colectivos que necesiten un impulso a la hora de hacerse trabajadores por cuenta propia.

Alternativas a las subvenciones para autónomos: los créditos

Más allá de las ayudas y subvenciones, la mejor herramienta para lograr financiación son los créditos. Por un lado, tenemos los tradicionales, es decir, los que conceden las entidades bancarias, que son capaces de otorgar grandes cantidades de dinero y con plazos de devolución muy amplios. El principal problema de ello es la rigidez de los mismos, que se otorgan previo estudio y con requisitos exigentes, como avales o nóminas.

Una forma de financiación que cada vez tiene más éxito son los minicréditos online, como es el caso de Credy.es. Si bien no son una herramienta de financiación a largo plazo, sí son realmente útiles para la organización económica inmediata, pues son préstamos fáciles de pedir y muy rápidos en cuanto a la concesión: 750€ en menos de 15 minutos, a devolver en hasta un mes. Créditos rápidos sin aval ni nómina. Esto hace que sean una solución muy práctica a la hora de afrontar gastos imprevistos o problemas concretos de liquidez.

Este es un resumen general de las subvenciones para autónomos que puedes encontrar en España hoy día. Al tratarse de un tema complejo, te recomendamos que acudas a alguno de los servicios de asesoramiento de tu comunidad o municipio, donde te informarán más profundamente. Y si lo que necesitas es una solución rápida ante un imprevisto en tu actividad, recurre a Credy.